Escribir es decidir salir de mi para... volver a mí

Publicado el 27 de septiembre de 2023, 18:29

Un día alguien me preguntó ¿qué haces con lo que escribes?

y respondí, lo reservo para alguna conversación, lo guardo a modo de reflexión y... hasta lo escondo como una profunda confesión.

¿Por qué?  ¿No te gusta que te lean?  me preguntó, a lo que respondí, parafraseando un poco a Virginia Woolf,

 

“escribir para mí constituye un placer profundamente trascendental, que me lean es un placer superficial”

 

Lo digo no en un sentido peyorativo, sino como una forma de motivarte a que también lo puedas experimentar.

 

Escribir es abrazar tu humanidad y exorcizar los monstruos imaginarios que a veces intimidan tu Ser y paralizan tu hacer.

 

Escribir para mí es un acto de liberación personal, además es el lugar indicado para dar cuenta de mi cuando he sucumbido en las garras de la imponente rutina de la que a veces hago malabares para poder escapar.

 

Es que realmente puedo decir que escribir es un acto de decidir, piensa en lo que ocurre antes de responder un correo electrónico importante o la sensación de incertidumbre que experimentas antes de enviar un mensaje por whatsaap. Como diría el filósofo J. Habermas escribir es una acción comunicativa que tiene un impacto verdaderamente intencional.

 

Escribir es decidir canalizar una emoción, generar una contradicción y maquillar una que otra verdad. Escribir es poner la lengua en los dedos y dejarlos hablar, es tejer palabras para llegar donde la voz no se alcanza a escuchar. Es una forma de hacer visible el alma, es un canto a la voz muerta, es un homenaje a la memoria y a la palabra que alienta.

 

Escribir es también una forma de tachar aquello que nos desconcierta. Es un acto liberador que sirve para distanciarse del otro que no soy yo y emprender un viaje hacia mi interior. Escribir es también un modo especial de donarse a otros cuando lo que se ha escrito se vuelve canción. Es un modo de inmortalizar nuestro existir sin saber ni si quiera a donde se va a ir.

 

Con la llegada de las redes sociales, también he podido decir que escribir es una forma informal de reír, llorar, inspirar o diferir. Escribir es saber captar el momento en una frase para citarla en alguna parte. Escribir es además una forma de nombrar y significar tu decisión de cómo vivir, es la manera más íntima y genuina de sincronizar tu alma con la razón de ser y hacer.

 

Escribir es medicinal porque puede hacer que una frase se transforme en una experiencia personal que mejora tu salud mental, física y emocional, es sin lugar a duda, un recurso sanador para cuando decides salir de una depresión, terapéutica porque te permite viajar en el pasado, el presente y el futuro para hacer consciente lo inconsciente y dejar salir al valiente cuando lo que se tiene que decir no puede hacerse de frente.

 

Escribir es paradójicamente distanciarse de mi para volver a mi. Por eso la invitación de este blog es invitarte a que mires esta acción comunicativa del escribir, como un acto de seducción, propicio para esos momentos en que sientas que estas entre la lucha contra el caos por causa de una decisión que te ha generado angustia o aflicción.

 

Te puedo asegurar, por experiencia personal, que escribir es el territorio idóneo donde podrás estar a solas cuando no quieras ir a ningún lugar. ¡Créeme! allí nadie te interrumpirá si esa es tu voluntad. 

 

Otra razón interesante, que quizás te puede animar a escribir, es que para hacerlo no necesitas elegir el tema, es el tema quien te elige a ti, así que tampoco necesitas estar feliz o infeliz para atreverte a escribir, sólo basta con que empieces a abrazar con tus dedos aquel bolígrafo que esta deseoso de bailar contigo sobre la hoja blanca de papel. 

 

Finalmente, para mí escribir es el escenario ideal para cuando desees conectarte con tu brillo natural, ese que no es más que la tinta original en la que tú existencia se prolonga con mayor intensidad en cada frase tejida, después de una coma y antes de un punto final. 

 

Por favor no dudes en hacer uso de este maravilloso recurso liberador que no es más que una provocación que te incita a sacar lo que atasca en tu interior, aflora sentimientos que hacen bailar el corazón, revela tu esencia sin temor y por qué no decirlo también, es una forma sublime de conectarte con Dios y retomar una y otra vez la inspiración.

 

Espero que este primer encuentro haya  despertado en ti no sólo las ganas de escribir, sino que también te haya motivado a dejarme un comentario y yo poder saber que ocurre al encontrarnos. ¡Gracias por leerme y estar aquí!

 

© derechos de autor de ALEncontrarnos


Añadir comentario

Comentarios

Nayibe Omaira Castaño Zuluaga
hace 9 meses

Escribir es una herramienta poderosa de visualización. Por que como dices tú, escribir nos transporta al pasado para proyectarnos en el futuro.

Rossi
hace 9 meses

Quiero retomar el escribir y dar.me el regalo de bailar con tinta y papel y experimentar esa libertad y sanidad. Gracias!

Gloria
hace 8 meses

Me encantan tus escritos, mensajes .. la verdad no se cual me gusta más si el anterior o el nuevo … Gracias por compartir tus dones y talentos

María jose
hace 7 meses

La motivación es tan necesaria para crear y con esta iniciativa estas ayudando a crear un espacio para atreverse .gracias